Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

12 - Travesía de la Complacera

Buenos días desde El Norte de Burgos !!!!

Esta vez no os vamos a presentar una nueva ruta sino una nueva travesía como no con caballos descalzos de nivel medio-alto.

Saliendo de la Merindad de Montija y llegando casi a atravesar el valle de Mena, con unos pueblos con un encanto especial y con mucha historia, pasando al valle de Losa por el tunel de la complacera ( 1896 , obra realizada para el Carbón ) en la llamada Sierra de la Carbonilla, visitando Castro grande y el Gurutza y pasando por Quincoces de Yuso y serpentenado por el GR-85 ( Ruta de los Sentidos ) volveremos al Valle de Montija.

12 - Travesia de la complacera

 

 

 

 

Un poco de Historia:

“[...] Excavado artificialmente en la roca viva, bajo el lomo de un portillo natural que cabalga entre los valles de Mena y Losa, en los llamados Montes de la Peña, este túnel comunicador de valles es parte integrante de un viejo camino que fue construido a finales del siglo pasado (XIX) para bajar a la estación de Mercadillo, del ferrocarril de la Robla, el carbón obtenido en los montes de Relloso, especialmente el que provenía del Monte Gurdieta. Sus dimensiones bien aproximadas, 65 metros de largo por 2, 5 de ancho y casi 3 de alto, son suficientes para que en su día permitiera el paso de las carretas que transportaban el carbón. No se ve huella de barreno alguno, lo que hace suponer que fuera hecho con puro esfuerzo humano, y dispone de una especie de acera, hecha con lastras, para independizar el paso de peatones y carretas.

El camino hacia el portillo donde se encuentra el túnel fue muy utilizado desde su construcción (1890-1891), tanto por los citados transportistas de carbón como por los vecinos de Losa que llegaban con sus ganados y excelentes patatas de siembra al ferial de Villasana de Mena, y vino a sustituir en el tránsito a otro paso cercano que hay en los mismos Montes de la Peña, llamado de San Mamés, por el cual bajaban también los caballos losinos a la parada de sementales que hubo en Anzo de Mena hasta aproximadamente mediados de este siglo XX).

 

Hoy, la Carretera del Cuatro está en desuso (sólo montañeros la utilizan) y en total abandono. Hace ya muchos años que bajó por ella la última carretera carbonera, nadie sube tampoco su ganado a los buenos pastos de Castro. Cilieza, el último pueblo que encuentra a su paso por Mena, es ya una población fantasma, pues sólo un vecino vive en ella, y algo parecido ocurre con Covides, Ovilla y los Relloso, los otros pueblos que conocieron bien el chirriar de las carretas. Quizá el último servicio comercial prestado por el camino y el túnel fuera el dado a los numerosos estraperlistas que pululaban por la zona en los años de posguerra, de cuya actividad hay cumplida memoria entre los meneses de más edad. Sobre esto último, cuenta Amelia, una vecina de Villasana que antes lo fue de Cilieza, que “A la estación de Mercadillo la llamaban entonces “La Frontera”, porque estaban allí los de Abastos y quitaban todo a los estraperlistas que

 

bajaban por el camino”.